Primera revista digital de Huéscar desde 1998  
Inicio Nº Anteriores Literatura Colaboradores Varios Contacto
Inicio Revista Nº 219 agosto 2016  
Estos son unos fragmentos de artículos destacados en este mes, los puedes encontrar completos descargando la revista
Breverías: Nubes rostas, tierras secas (rumores o conjeturas)  
La ignorancia propicia sospecha y desconfianza. Pero también el ladronicio y la falta de transparencia.
Paradoja en la llamada era de la información, se mezcla estas actitudes.
En la Edad Media había numerosas representaciones de monstruos de tierra mar y aire, demonios y dragones. Las preocupaciones, los miedos y temores de los individuos (ante malas cosechas, hambrunas y enfermedades), así eran representados.
Desde un tiempo a esta parte, en el tiempo de las lluvias tormentosas del verano aparece y desaparece en el cielo el monstruo de las pequeñas cosechas, y la anhelada lluvia se queda en cuatro gotas.
Finales de julio, por la tarde, el viento agita las ramas, el cielo se anubla y se oscurece.
- Tenemos tormenta dice un hombre desde la ventana.
La mujer que entra al poco dice que el cielo se ve amarillo y no es la puesta de sol.
En otro lugar el hombre en una gasolinera amplía información.
-En cinco minutos se formó una nube y en cinco minutos ya había claros... +
 
Memorias de Miguel López Cruz

El niño que se va solo en el tren, regresa

Mi madre, desesperada, no reaccionaba. Yo no sabía qué hacer. A los ojos de los curiosos debíamos ofrecer una imagen patética, junto a las dos maletas y el resto de paquetes que habían quedado sobre e suelo del andén. Por fortuna, esta situación no duró mucho tiempo.
Alertado el jefe de Estación por el revuelo levantado entre la gente que aún permanecía en el andén, se acercó a enterarse de lo sucedido. Mi madre entre hipos lo puso al corriente de lo ocurrido, y este buen hombre se movilizó eficazmente tomando medidas para paliar en lo posible las consecuencias de lo sucedido.
En primer lugar tranquilizó a mi madre, y a mí me dio una palmada en la cabeza al tiempo que me decía que a mi hermano no iba a pasarle nada. Nos llevó a su oficina e hizo sentar a mi madre.
Descolgó el teléfono y después de una conversación con el jefe de la estación inmediata, nos dijo que en el plazo de tres cuartos de hora tendríamos noticias de mi hermano.
Llevamos el resto del equipaje, y viendo mi madre que estábamos obstaculizando el trabajo del jefe de estación, nos fuimos a la cantina a esperar que transcurriera el espacio de tiempo que nos había dado.
Mi madre me dio un bocadillo, y aunque ella no tenía gana de abrir la boca, conseguí que se tomara un café con leche.
Permanecíamos en la cantina inmersos en nuestros pensamientos sin decir nada. El tiempo transcurría con una lentitud exasperante. En el corto espacio de una hora escasa, mi madre salió a mirar la hora en el reloj exterior, lo menos diez veces. Después entró en la cantina el jefe de Estación.
Llegaba con una amplia sonrisa, lo cual era señal cierta de que tenía buenas noticias para nosotros, y así era.
Habían bajado a mi hermano con el resto de equipaje en la estación siguiente, Caniles. Había quedado al cuidado de la esposa del jefe de la misma. Se encontraba bien y no teníamos que preocuparnos más. Llegaría a Baza en el tren descendente, cuatro horas más tarde. Después pidió a mi madre los billetes... +

 
La Marea, un capricho del destino (Cuento)

Los escuche por casualidad en un restaurante de Monachil, allí estaban, en un pequeño escenario, “La Marea”, un magnifico guitarrista y la voz dulce y melancólica de María, recitando un poema de Luís García Montero, seguido de temas inolvidables.

Los artistas como los ríos, fluyen por distintos lugares, pasando en ocasiones desapercibidos o incluso casi desaparecido y en un momento determinado se crecen y muestran todo su esplendor, algo así ha ocurrido con María.

Llevaba una vida como cualquier mujer andaluza, al cuidado de su marido, hijos y profesión, que no es poco, en nuestra sociedad las mujeres además de cumplir con su profesión tienen como añadidura las tareas domesticas, es algo intrínseco a la condición de mujer. Afortunadamente este rol va cambiando poquito a poco, y los padres vamos introduciendo a nuestro hijos en los quehaceres del hogar sin distinción de sexos.

Por circunstancias extraordinarias en su vida, María se viene a Granada, donde trabaja como profesora en la zona norte, compaginando labores altruistas en diferentes organizaciones humanitarias. Todo surgió en un homenaje al famoso artista granadino Carlos Cano en la plaza que lleva su nombre en la ciudad del Genil, allá por el año 2009, María recito unos poemas e interpreto unas canciones con su personalidad especial, quedando los asistentes fascinados e ilusionados en volver a repetir esta maravillosa experiencia... +

Revistas publicadas en 2016  
     
Enero Febrero Marzo
Abril Mayo Junio
 
Julio Agosto  
   
Cuadernillos de la Sagra, una publicación creada en Huéscar en 1998, sin ánimo de lucro, con la sana intención de divulgar inquietudes
Puedes contactar con nosotros mediante redaccion@cuadernillosdelasagra.com